padre de un niño sordo
Comunidad en foco: Yo soy un padre de un niño sordo
mayo 16, 2018
Mis pensamientos sobre criar a un niño sordo
mayo 30, 2018

Cómo superé mi miedo a la pérdida de audición de mi hijo


Los temores son normales después de un diagnóstico de pérdida de audición. Pueden sentirse debilitantes, pero enfrentarse a ellos de frente puede traerles curación y esperanza.

 

Nosotros tenemos tres niños. Los dos más jóvenes nacieron con pérdida auditiva de leve a moderada. En ese momento no teníamos ni idea de lo que esto iba a significar para cada uno de ellos y su futuro.

Cuando nuestros niños fueron diagnosticados por primera vez con pérdida de audición, no teníamos ninguna referencia de cómo era un niño con pérdida auditiva. Tuvimos tías y abuelos que experimentaron pérdida de audición, pero solo a medida que crecían. No conocíamos a una sola persona que usara audífonos. Esto nos dificultó conceptualizar lo que esto iba a significar para nuestros hijos y nuestra familia.

Como padres, nos preocupamos. Soñamos cómo será la vida de nuestros hijos. Queremos hacer lo que podamos para amarlos y prepararlos para el futuro. Había soñado por años imaginando cómo se verían mis hijos, cómo sonarían y cómo serían. Soñé con sus personalidades … si tuvieran los ojos de mi marido o mi nariz. Cuando pensé en posibles complicaciones que podrían ocurrir, la pérdida de audición no era algo que se nos hubiera pasado por la mente.

Cuando dos de nuestros niños fueron diagnosticados con pérdida de audición, sabíamos que teníamos que abordar las emociones profundas que estábamos experimentando. Algunos de nuestros miedos eran racionales y otros no. A veces, los temores que experimentaba se sentían debilitantes. Quería esconderme bajo las sábanas de mi cálida cama y nunca salir.

«Cuando dos de nuestros niños fueron diagnosticados con pérdida de audición, sabíamos que teníamos que abordar las emociones profundas que estábamos experimentando».

 

Definición de Miedo

Contrariamente a la creencia, el miedo no es una respuesta negativa. Según la revista americana «Psychology Today» (en inglés), el miedo es «una respuesta vital al peligro físico y emocional; si no lo sentimos, no podríamos protegernos de las amenazas legítimas». Los problemas surgen cuando nuestro miedo nos impide movernos y tomar medidas.

Alex Niles, un escritor diagnosticado con cáncer gástrico en etapa IV, afirmó que «el miedo puede llevarnos a escondernos, a huir o a congelarnos en nuestros zapatos».

¿No es esa la verdad?

Si bien todo lo que quería hacer era esconderme, había tres pequeños conjuntos de ojos observando cada uno de mis movimientos. Lo sabía, si me avergonzaba, mis hijos sentirían vergüenza. Si me sentía ansiosa, sabía que estaba modelando la ansiedad de mis hijos. Si permitía que el miedo me consumiera, sabía que demostraría a mis hijos el lado tóxico del miedo.

Para que mis hijos sean valientes, resistentes y fuertes, tuve que modelarlos para ellos y ser la primera en apoyarse en los miedos que estaba experimentando.

 

Miedos que experimentamos

  • Que nuestros hijos tengan dificultades para hablar y comunicarse
  • El costo de los audífonos
  • Tener que mantener los audífonos en los oídos de un bebé y un niño pequeño
  • Perder los audífonos
  • Que la pérdida de audición empeore
  • Que nuestros hijos no alcancen éxitos
  • Como sería la vida para ellos en la escuela
  • Que habría una falta de conexión con nosotros, sus hermanos y amigos
  • No oirían una sirena, una alarma contra incendios o un automóvil que se acerca
  • Los demás nos juzgarían
  • Nuestros hijos serán juzgados por otros
  • La palabra, «Permanente»
  • Que serán burlados
  • La vergüenza los debilitaría, y también a nosotros
  • Que se sentirían aislados y solos
  • Temíamos que no pudieran hacer lo que querían en la vida: graduarse de la universidad, conseguir un trabajo, tener una familia propia
  • Su salud y seguridad

 

5 maneras de enfrentar el miedo

En lugar de esconderme, me di cuenta de que necesitaba formas saludables de enfrentar las emociones difíciles que estaba experimentando. Para apoyarse en mis miedos, necesitaba un plan.

Estas son las 5 maneras en que considero que son las formas más saludables en las que puedo apoyarme en mi miedo:

1. Reconozca el miedo

Algunas veces el primer paso para enfrentar el miedo es reconocerlo primero. Este podría ser uno de los pasos más valientes que alguien puede tomar. La forma en que hice esto fue: escribir un diario, reunirme con un terapeuta, compartir con los médicos de mis hijos, compartir con mi esposo y amigos cercanos. Reconocer mis miedos y decirlos en voz alta, sin importar cuán doloroso o embarazoso pensé que eran, fue una experiencia liberadora.

2. Escucha la verdad de los demás

Una vez que expresé mis temores, permití que otros dijeran la verdad en mi vida. Al estar en la niebla de la pena y el dolor, sabía que no estaba enraizada en mis pensamientos. Entonces, cuando el médico de mis hijos tomó mi hombro, declaró: «No hicieron nada para causar la pérdida de audición a sus hijos», trabajé duro para dejar que eso penetrara profundamente en mi mente y mi corazón. Cuando mis padres me dijeron «tenemos su espalda», me dejé llevar por el alivio de no estar sola. Hablar de personas de confianza para decirme la verdad de la esperanza fue una experiencia de curación y sanación.

«…cuando el médico de mis hijos tomó mi hombro, declaró: «No hicieron nada para causar la pérdida de audición a sus hijos», trabajé duro para dejar que eso penetrara profundamente en mi mente y mi corazón».

3. Crea espacio para ti

Crear espacio para mí fue una pieza vital para mi salud. Cuando mis pensamientos comenzaron a girar en espiral negativamente, era una señal segura de que me estaba descuidando. Para mí, cuidarme significaba ver a un terapeuta, hacer ejercicio y tomarse el tiempo para estar sola. Ser madre es agotador: increíble, pero exigente. Agregue niños con necesidades únicas, y la carga puede parecer demasiado difícil de soportar. Específicamente, salir a correr, asistir a clases de yoga y tomar café por mi cuenta me ayudó a crear el espacio y el tiempo que necesitaba para procesar mis sentimientos.

4. Apóyese en su comunidad

Otra parte clave para ayudarme a superar mis miedos fue confiar en mi comunidad. Confiar en los demás requiere una gran cantidad de vulnerabilidad. Glennon Doyal Milton, autora y bloguera de Momastery, escribe en su libro, «Guerrera del Amor»

«Podemos elegir ser perfectos y admirados o ser real y amados. Debemos decidir. Si elegimos ser perfectos y admirados, debemos enviar a nuestros representantes a vivir nuestras vidas. Si elegimos ser real y amados, debemos enviar nuestro yo verdadero y tierno. Esa es la única manera. Porque para ser amado, tenemos que ser conocidos. Si elegimos presentar nuestro verdadero yo a alguien, nos lastimaremos. Pero seremos heridos de cualquier manera. Hay dolor escondido y dolor fuera de la clandestinidad. El dolor afuera es mejor, porque nada duele tanto como no ser conocido».

Para mí, apoyarme en mis amigos les permitió convertirse en pilares de fortaleza en mi vida. Incluso me uní al «Grupo de Mamás» en mi iglesia. Nos reunimos semanalmente, contratamos a una niñera para todos los niños, y creamos un espacio compartido. Los grupos de mamás no son para todos, pero la comunidad sí. Permitir que, incluso una persona, verdaderamente te vea será una experiencia de curación.

5. Edúcate

Al principio no sabía nada sobre la pérdida de audición. La falta de conocimiento fue un caldo de cultivo para temores irracionales. Sabía que sería vital equipar mi corazón con información precisa. Leí todo lo que pude, busqué en Internet y seguí a otras familias en las redes sociales. Cuanto más leo, más veo, y cuanto más aprendo, más crece mi esperanza.

Enraizándome en la verdad, el conocimiento, la salud y la comunidad permitió que mis temores fueran menos debilitantes. En consecuencia, mi corazón y mi mente comenzaron a sentirse esperanzados, fortalecidos y alegres. Mientras todavía me preocupaba, no me sentía congelada por el miedo. Continué dejando que el alivio y la esperanza me cubrieran.

 

Continuar inclinándose hacia el miedo

El diagnóstico de la pérdida de audición de mis hijos fue, al principio, una experiencia temerosa. Con el tiempo, pude apoyarme en el miedo que estaba experimentando y experimentar la esperanza. Mientras que nuestros miedos nunca desaparecen realmente, el poder debilitante que puede tener el miedo, sí lo tiene. Cuando esos sentimientos vuelven, como lo hacen, los sigo reconociendo, dejo que otros me hablen la verdad, me cuiden, que confíe en mi comunidad y me eduquen. Este proceso permite que lo que en un momento se sintió consumir todo, se convierta en una parte hermosa y esperanzadora de nuestras vidas.

Melissa Hyder
Melissa Hyder
Melissa Hyder is a mom of three and a lover of life. She loves adventure – from wearing bright red lip stick for the first time, to traveling to an uncharted area. Two of her children were born with moderate-to-severe hearing loss, likely from genetics. They wear Phonak Sky hearing aids, or as they call them, their “Super Ears.”